Beneficios indiscutibles de vivir en el extranjero

Las estancias en el extranjero se están convirtiendo en una “moda” cada vez más popular. Becas como la Erasmus y los intercambios internacionales, así como los cursos de idiomas que se desarrollan en el mismo país de la lengua que estamos aprendiendo, nos ofrecen la oportunidad de pasar un tiempo fuera de España (en nuestro caso). Ahora veremos algunos de los beneficios más importantes que vivir en el extranjero nos puede aportar. Estos justifican con creces los grandes números de jóvenes y no tan jóvenes que cada año hacen las maletas por un tiempo limitado, y que muchas veces se suele alargar.

 

Pasar un tiempo en el extranjero te hace más independiente

Puede que esta sea la primera vez que vives fuera de casa. ¡Enhorabuena! Te vas a convertir en una persona autónoma y mucho más resolutiva. Vas a aprender a gestionar tu tiempo y tu dinero. Y a cocinar, limpiar, a poner lavadoras y a coser calcetines. Vas a darte cuenta de que la comida no se compra sola y que los platos sucios se acumulan a una velocidad insospechada.

Puede que en algún momento lo pases regular porque echas de menos a la familia y las amistades, y a tu país y tus cosas en general. Pero eso significa que vas a aprender a valorarlo todo mucho más. Ahora vas a valorar lo que tus padres han hecho por ti y todo lo que te han enseñado.

Vivir en el extranjero tiene beneficios culturales, sociales y, por supuesto, lingüísticos.

 

Vivir en un país extranjero te abre la mente

Al vivir fuera, vas a conocer otras culturas. Podrás desarrollar tu empatía y entender otras forma de ver el mundo. Descubrirás diferentes modelos educativos, otra cultura musical, y otra gastronomía. Además, vas a hacer un montón de nuevos amigos que te harán abrir la mente aún más y te ayudarán a soportar la morriña, que cada vez será más llevadera.

 

Ya que estás en el extranjero, ¡aprovecha para viajar!

Tendrás la oportunidad de conocer la zona en la que vives o el país, o incluso el continente si te vas al otro lado del Atlántico, por ejemplo. Viaja con tus nuevos amigos y crea recuerdos que serán para siempre. Llévate la cámara para inmortalizar momentos, pero también mantén los ojos muy abiertos y absórbelo todo: los olores, los colores, el frío o el calor, las risas y las charlas. Todo cuenta.

 

La clave de vivir en el extranjero es practicar otro idioma

No pierdas este objetivo de vista: es fundamental que ya que estás en el extranjero, practiques y mejores otro idioma. Quítate la vergüenza, no te conoce nadie y seguro que la mayoría de las personas van a intentar ayudarte y comprenderte, no a juzgarte ni a reírse de cómo hablas.

Relacionarte con personas nativas en un país extranjero es muy útil (la opción más útil posible, de hecho) para utilizar la lengua en contexto. Puede que al principio ocurran pequeños malentendidos que propicien situaciones un poco incómodas, pero estos dejarán de ocurrir cuando domines la competencia pragmática.

¿Qué es la competencia pragmática?

La competencia pragmática es la habilidad de usar una lengua con efectividad para lograr un objetivo específico y para entender el idioma en contexto. Un malentendido pragmático puede quedar en una simple anécdota (como confudir “carpet”, alfombra en inglés, con carpeta), o puede enfadar u ofender a alguien si utilizamos un tono o un vocabulario inadecuado en un momento específico.

 

La competencia pragmática mejora mucho pasando tiempo en el extranjero.

 

El vocabulario y la gramática son solo la base

La competencia lingüística abarca desde la fonología y la pronunciación a la competencia pragma, pasando por la sintaxis, la semántica y la morfología. Conocer la gramática y el vocabulario de un idioma es importante, porque estos son la base necesaria para adquirir el conocimiento pragmático. Sin embargo, dominar la competencia pragmática y saber utilizar el idioma en contexto es la única forma de hablar de verdad un segundo o tercer idioma. Si necesitas ayuda con tu inglés, francés, alemán, chino o el idioma que sea que quieres aprender, no dudes en contactar con los profesores particulares de Infoclases, que dan clases presenciales y online en las principales ciudades de nuestro país.

 

Escuchar es muy importante

Además, durante tu estancia en el extranjero, tu rol como oyente es muy importante para mejorar el idioma. Observa cómo las personas nativas utilizan el tono, la pronunciación y la estructura para crear frases. Y también observa la forma en la que bromean, cómo hablan cuando no conocen a la otra persona, cómo se dirigen a sus familiares. Estos detalles harán que tu nivel mejore con creces.

 

Estudiar en el extranjero es extremadamente útil

Como ves, la competencia pragmática se adquiere mucho mejor con la inmersión total, es decir, exponiéndote al idioma donde se habla y rodeándote de personas nativas. Con esfuerzo y práctica, podrás hablar la lengua con total fluidez y comunicarte con eficacia. Podrás incluso llegar a ser bilingüe, lo que tiene innumerables ventajas, como ya analizamos en este artículo hace unos días.

Si tienes la oportunidad de hacerlo, pasar una estancia en el extranjero te ayudará personal y profesionalmente. Desarrollarás tu autonomía, tu empatía y habilidades sociales y, por supuesto, tu nivel del idioma que se hable en ese sitio. ¡Todo son ventajas!

 

2 thoughts on “Beneficios indiscutibles de vivir en el extranjero

  1. ¡Fantástico artículo! Estoy muy de acuerdo con las razones que contáis aquí 😀 Vivir en el extranjero fue la experiencia más enriquecedora que he vivido <3 Se lo recomiendo a cualquier persona, ¡y ojo! No hay una edad concreta para experimentar 🙂 ¡Válido para todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *