Un diálogo

Hace unos días, a la hora del ocaso, me encontré con Asclepia, hija de Gorgias. Bajaba las cuestas del barrio alto con aspecto mohíno, cargada con una gran mochila que le agobiaba las espaldas. Después de los saludos de rigor […]