¿Deberes para las vacaciones?

Mollie Galloway, una investigadora que sabe mucho de educación, escribió en 2007 un ensayo (Hazardous homework?), sobre la utilidad de los deberes escolares, en el que decía muchas cosas que vosotros, usando simplemente vuestro sentido común, ya sabéis. 
Entre otras verdades de Pero Grullo, descubrió que los deberes producen estrés a casi el 70% de los alumnos y alumnas de Secundaria, y que casi el 60% aseguraba no poder dedicarse a sus hobbies o a actividades divertidas por la misma causa.
Sentirse exhausto, frustrado, o dormir menos horas de las necesarias, son algunos de los “daños colaterales” del exceso de deberes.
Por si fuera poco, la mayoría de los estudiantes de Secundaria se niega, o al menos se resiste, a hacer los deberes. Esa resistencia tiene un impacto negativo en las relaciones familiares y en la percepción que tiene el alumno del instituto o escuela. 
Es decir, a vuestros ojos, todo lo que provenga del instituto no inspira mucha simpatía. 
Por todo eso, los “deberes” que yo os propongo para estas vacaciones son estos:
  • Viajar. Si tienes oportunidad de salir de tu pueblo, no lo dudes. Conocer otros lugares y costumbres es muy enriquecedor. En su defecto, pasear por los sitios que menos conozcas del pueblo.
  • Conversar con tus padres. Tienen muchas cosas interesantes que contar. Préstales más atención (y ayúdales en casa).
  • Jugar, bailar, hacer deporte. No te quedes sentado en el sofá todo el día.
  • Comunicarte también en la Red. Comparte con tus amigos lo que te gusta.
  • Ver la tele. ¿Por qué no? Hay programas muy interesantes y pelis o series que te pueden enseñar mucho.
  • Leer, pero sólo lo que te guste. Y sin hacer resúmenes.
  • Y, sobre todo, lo más importante: descansa, disfruta del tiempo libre.
Felices vacaciones.