Sorolla: pintura y moda en Madrid

La capital de nuestro país acoge durante casi cuatro meses la exposiciónSorolla y la moda”. Esta exposición temporal podrá visitarse en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza y la Fundación Museo Sorolla, ambas sedes de la misma. El objetivo de la exposición es mostrar la relación entre el pintor y sus obras y la moda de la época. En este post conoceremos un poco más sobre la vida del artista valenciano, su obra y el contexto artístico en el que desarrolló.

 

La exposición en cuestión

“Sorolla y la moda” se podrá visitar hasta el 27 de mayo de 2018 (comenzó el 13 de febrero). Como ya hemos dicho, la acoge el Museo Thyssen, que cuenta con la colaboración de la Fundación Museo Sorolla. Esta exposición es una reflexión y un análisis sobre la forma en la que la moda influenció la obra de Joaquín Sorolla.

El comisario a cargo de la exposición temporal es Eloy Martínez de la Pera. Ha hecho posible que se reúnan unos 70 cuadros de museos y colecciones privadas de nuestro país y de fuera. También se exhibe junto con las pinturas una selección de complementosvestidos de la época. Sorolla supo captar en sus obras el estilo de finales del siglo XIX y principios del XX. Tanto ropa y vestidos como complementos y joyas, todo queda recogido en sus retratos. El pintor plasmó para la eternidad a mujeres influyentes de la época que marcaron tendencia.

 

Joaquín Sorolla: el artista

Joaquín Sorolla y Bastida nació el 27 de febrero de 1863 en Valencia y murió el 10 de agosto de 1923 en Cercedilla. Su estilo se sitúa en una variante del Impresionismo. Supo retratar como nadie nadie la soleada costa valenciana con sus pinturas al aire libre. Aunque su futuro no planteaba ser muy brillante ya que nació en una familia muy pobre y se quedó huérfano a los dos años, su talento lo llevó a la cima. Con solo 15 años lo admitieron en la Academia de San Carlos en Valencia y su vida cambió por completo.

Sorolla continuó sus estudios en Roma y París y luego volvió a su ciudad natal. Empezó pintando obras realistas históricas y sociales. No obstante, su mayor reconocimiento llegó con sus pinturas de género (de escenas populares) y sus paisajes. Usando pigmentos empastados, combinó la técnica impresionista con temas narrativos y anecdóticos. En 1909 debutó en los Estados Unidos con una exposición en solitario en la Sociedad Hispánica de Nueva York. Tuvo tanto éxito que incluso retrató al presidente Taft ese mismo año. El resto de su carrera lo pasó en España pintando sus playas favoritas al lado de casa.

 

Los retratos de Sorolla

Los retratos formales no eran el género preferido de Sorolla, ya que restringían un poco sus ansias creativas. Sin embargo, eran una importante fuente de ingresos para el pintor. Sus retratos están influenciados por grandes maestros como Diego de Velázquez y John Singer Sargent. Con ellos se ganó el corazón de los estadounidenses, como ya hemos dicho. Incluso le valieron para retratar al presidente de Estados Unidos en la Casa Blanca.

Como también hemos comentado, la exposición que podemos visitar ahora en Madrid cuenta con 70 de estos retratos. Al artista le gustaba que sus retratos reflejaran la luz del sol y pintó la mayoría de estos al aire libre en lugar de en un estudio. Su hija posó para él, peri también la realeza español, como por ejemplo el rey Alfonso XIII. También retrató a personajes importantes como el artista americano Louis Comfort Tiffany. Todos ellos combinando el arte tradicional del retrato con densas pinceladas de color y luz.

 

El movimiento artístico al que perteneció Sorolla

El Impresionismo nació en Francia. Se desarrolló primero en la pintura y después de la música a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En concreto, el movimiento impresionista en la pintura comprende las obras creadas entre 1867 y 1886 por un grupo de artistas que compartían unas técnicas comunes. La característica principal del Impresionismo en la pintura es el intento de reflejar con exactitud la luz y el color. Estos dos se consideraban más importantes que el resto de los elementos del cuadro, lo que alejaba a este movimiento del Realismo. En términos musicales, los compositores que se encuentran en este movimiento artístico también se alejaban de la estructura formal. Sus creaciones intentan reflejar una idea o un efecto con sonido más que una composición estrictamente formal.

Los pintores que más destacaron en el Impresionismo fueron Monet, Renoir, Pissaro, Morisot, Sisley y Bazille. Más tarde alcanzaron el éxito Degas, Cézanne y Manet. Sorolla fue uno de los nombre más destacados en nuestro país en esta época.

 

 

Para saber más

Si a ti también te interesa el arte y la historia del arte, no olvides que Infoclases te ofrece las mejores clases particulares. Además, si vives en la capital, vas a visitar la exposición de Sorolla y además quieres apuntarte a estas clases, en este enlace puedes encontrar tus profesores particulares en Madrid.

Si quieres seguir leyendo sobre pintura y, en concreto, sobre retratos, aquí tienes nuestro post sobre David Hockney y su exposición en el museo Guggenheim de Bilbao.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *