¡Mi hijo me ha regalado suspensos! Le regalaré clases de refuerzo

Vaya un regalo que te ha traído tu hijo esta Navidad: Un suspenso…. ¡O varios suspensos! El caso es que ya habías notado que este año había pegado un bajón en los exámenes, y que estaba menos motivado, pero quizás no tanto como para pensar que fuera a necesitar clases de refuerzo.

CLASES DE REFUERZO

Hasta que ha llegado a casa con malas notas como un regalo de Navidad que ha aparecido, y no debajo del árbol precisamente… A lo mejor la primera intención ha sido pedir a los Reyes Magos la cantidad de carbón correspondiente a unas malas notas, pero después te has dado cuenta de que unas clases de refuerzo pueden ser un regalo muchísimo más útil para tu hijo.

¡Mi hijo me ha regalado suspensos esta Navidad! He pensado en regalarle clases de refuerzo

Que unas malas notas hayan sido un regalo más desagadable que el carbón para ti, no quiere decir que a tu hijo le haya hecho más ilusión que a ti este presente: ¡Todo lo contrario! Lo más seguro es que se sienta desmotivado para seguir estudiando y que sienta algo de frustración por no haber conseguido las notas que quería, todo ello, completado con las dudas por no saber cómo convertir un suspenso en aprobado, y por el miedo de que la escena de entregar notas con suspensos se repita en Semana Santa y en verano…

Sería una pena que las fiestas navideñas se estropearan por culpa de las malas notas y de la tristeza y el miedo que suelen acompañarlas: ¡Con lo fácil que es regalar clases de refuerzo para ayudar a tu hijo!

No es un regalo que incluye un castigo, más bien se podrían considerar un regalo “útil”. Las clases de refuerzo sirven, en primer lugar, para que el niño tenga un motivo para creer que puede convertir sus dudas y sus problemas con esa asignatura que tantos dolores de cabeza le esta dando en certezas, además, las clases de refuerzo le puede ayudar a realizar los deberes para trabajar a diario y reforzar los contenidos que aprende en clase y, por supuesto, a la hora de preparar exámenes a partir de ahora.

Hay regalos que se tu hijo habrá pedido a Papá Noel o a los Reyes Magos porque le gustan o porque los quiere, los juguetes y juegos son parte de estos regalos de Navidad. Pero hay otros regalos que papá y mamá piden para sus hijos porque saben que le serán de utilidad, el pijama es el más típico de estos regalos, pero ¿Por qué no se pueden convertir las clases de refuerzo escolar en un regalo “útil” para tu hijo este año?

Puede que no te haya gustado nada de nada que tu hijo te haya “regalado” malas notas esta Navidad, pero, detrás de este regalo se esconde una petición del ayuda para continuar este curso escolar con éxito, después de todo, el primer trimestre es solo una parte del curso: ¡Así que ayúdale a recuperar esta parte y a completarlo de forma satisfactoria regalándole unas clases de refuerzo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *