10 razones para impartir clases particulares

Solo los profesores particulares con experiencia pueden impartir clases particulares con éxito… Una afirmación que, a menudo, contrasta con la realidad sobre las clases particulares, ya que no es necesario ser docente titulado para poder impartir clases a otras personas.

impartir clases particulares

¿Hay algo en lo que te consideras todo un experto? ¿Tienes un buen nivel de un idioma? ¿Sabes tocar un instrumento? ¿Te gustaría ganar algo de dinero extra compartiendo con otras personas tus conocimientos sobre una materia en concreto? Entonces podrías impartir clases particulares a alumnos que buscan profesores particulares para ayudarles a aprender y a aprobar.

Saber mucho de algo y tener la voluntad de ayudar a otros a aprender a partir de tus conocimientos, eso es todo lo que se necesita para convertirse en profesor particular pero, quizás, necesites un empujoncito más para comenzar a dar clases particulares… Aquí tienes algunos motivos para inclinar la balanza a favor de impartir clases particulares.

Estas son diez buenas razones para impartir clases particulares

  1. El éxito de las clases particulares no lo determina la experiencia o los conocimientos para enseñar, sino la voluntad de querer ayudar a otros a aprender aquello que ya se sabe.
  2. Impartir clases particulares es una excelente forma de reforzar los conocimientos también para el profesor.
  3. Para el profesor particular, impartir clases a alumnos con un nivel inferior puede ser una excelente forma de repasar temarios o de preparar un examen.
  4. Gracias a Internet, es muy sencillo encontrar material y recursos con los que enriquecer las clases particulares.
  5. Las clases particulares son una forma perfecta para medir el nivel real de la materia que bien se conoce.
  6. Quizás en la primera clase te sientas como un Profesor particular sin experiencia: ¿Cómo desarrollar buenas clases?, pero después de unas lecciones ya podrás decir que tienes conocimientos para impartir clases particulares a otras personas.
  7. No importa si tu objetivo es solo repasar contenidos, ayudar a otras personas o conseguir algo de dinero extra, lo más complicado es conseguir al primer alumno, después es sencillo encontrar a más alumnos para clases particulares.
  8. No hay que agobiarse pensando en compatibilizar ser profesor particular con los estudios y o con el trabajo, tú puedes decidir el número de alumnos que quieres y el número de horas de clase semanales/mensuales que impartes.
  9. Gracias a Internet y a los buscadores de profesores particulares, colgar un anuncio de clases particulares lleva solo unos minutos.
  10. Dar clases particulares es una excelente forma de obtener algo de dinero extra que se puede utilizar para darse un capricho o para pagar un curso superior de la materia que se conoce bien, por ejemplo.

Si estás diez no son suficientes, también puedes pensar en lo satisfactorio que puede ser ver cómo los alumnos progresan en su formación gracias a las clases particulares que tú impartes. Ser profesor particular es una gran responsabilidad, pero también es una actividad enriquecedora para el docente que ve el progreso de los estudiantes.

¿Con cuál de estas razones para impartir clases particulares te quedas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *