No quiero ser un profesor particular Matemáticas aburrido

¡Malditas clases particulares de Matemáticas! Y malditas las clases de Matemáticas, esas que tanto me gustan, porque soy profesor particular de Matemáticas y se muy bien que todos los alumnos que a mí acuden en busca de ayuda lo hacen porque han suspendido las Matemáticas, y porque sospechan que ese será su destino…

profesor particular matemáticas aburrido

Pero yo no quiero ser un profesor particular Matemáticas aburrido más, uno que simplemente ayude a aprobar la tan temida y hasta odiada asignatura de Mates, sino que me encantaría convertir las clases particulares de Matemáticas en el motivo por el que los alumnos dejen de temer a las Matemáticas y empiecen a entenderlas…

Cómo no ser un profesor particular Matemáticas aburrido

Si has llegado a ser profesor de Matemáticas no es por casualidad, sino porque las Matemáticas eran tu asignatura preferida, hasta el punto de haber cursado estudios superiores de Matemáticas, hasta el punto de querer impartir clases de Matemáticas, ¡y hasta clases particulares de Mates! Así que no hay motivos para temer convertirse en profesor particular Matemáticas aburrido.

¿Qué por qué? Pues porque puedes trasmitir en tus clases esa misma pasión por las Matemáticas, no se trata solo de impartir clases aburridas, para que las clases particulares tengan éxito hay que buscar la forma de trasmitir a los alumnos esa misma pasión.

Quizás el proceso no sea fácil, o quizás sea de lo más sencillo, todo profesor ha sido en alguna ocasión alumno, y un alumno que tuvo que superar exámenes de Matemáticas y que, por muy brillante estudiante que resultara ser, también tuvo sus altibajos.

Una buena forma para enseñar Mates y no ser un profesor particular Matemáticas aburrido puede ser meterse en la piel del alumno que tiene dificultades concretas y que, con el tiempo, se pueden haber convertido en un bloqueo general debido al fracaso continuo. Por supuesto, a estos recuerdos hay que añadir el aporte de conocimientos y experiencia como profesor particular.

Por suerte, para no ser un profesor particular Matemáticas aburrido hay algunos recursos y herramientas que pueden ser de gran ayuda, buscando en Internet es posible encontrar páginas en las que aprender Matemáticas es mucho más divertido, gracias a actividades interactivas en las que los alumnos redescubren esta asignatura.

Las Mates suelen producir miedo, rechazo o aburrimiento, ¡o incluso las tres cosas! Pero estos sentimientos no tienen por qué afectar también a las clases particulares. Sería útil revisar y reforzar las bases detectando dónde están los problemas que impiden avanzar en el aprendizaje de las Matemáticas y dónde están las dificultades concretas, para trabajar sobre ellas y conseguir que las Mates dejen de ser una materia que no se entiende.

Objetivos como llevar los deberes de Mates bien hechos, aprobar el siguiente examen o pasar de curso con las Matemáticas “limpias” son propios de un profesor particular Matemáticas aburrido, y que se centra en poner un parche temporal a un problema, pero un buen profesor de Matemáticas es experto en resolver problemas, ¿no? Así que habrá que volver al planteamiento inicial para revisarlo desde el principio y detectar dónde se encuentra el fallo que ha producido un error en el resultado final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *