Preparar los exámenes de la primera evaluación

Parece que era ayer cuando empezaban las clases, y ya casi se está terminando la primera evaluación. A partir de ahora, y sobre todo, después del Puente de Diciembre, comienza la primera “prueba de fuego” para los estudiantes: los exámenes de la Primera Evaluación.

¿Prevenir o ponerse a prueba? Para muchos estudiantes la primera evaluación sirve como forma de “mediré el estado general de las asignaturas, y esperan a los resultados del primer trimestre para comprobar si se necesita refuerzo, en forma de clases particulares, o no. Sin embargo, no es necesario esperar al primer suspenso para solicitar ayuda, después de todo, un suspenso ya es una “carga” que se llevará todo el curso.

Los alumnos capaces de valorar su grado de aprendizaje, pueden encontrarse con un importante aliado en las clases particulares antes de los exámenes, por un lado, no arrastrarán un suspenso anunciado, por otro, pondrán solución a los posibles problemas de la asignatura o asignaturas antes de que estos repercutan en las notas.

Por lo que se refiere a alumnos más pequeños, una forma orientativa de prever los resultados de la 1º evaluación se puede apreciar en la realización de la tarea diaria, si el niño encuentra dificultades en su realización, las posibilidades de detectar la necesidad de ayuda. La primera evaluación no tiene porque ser una “prueba” ¿No es mejor evitar sorpresas y poner remedio a un posible suspenso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *