Organizar clases de refuerzo en verano

El verano no es momento de parón en la formación. Lo saben bien los profesores particulares que, en estos meses, buscan alumnos para clases particulares en verano y que encuentran a muchos padres interesados en que sus hijos reciban clases de refuerzo escolar para no perder el hábito del estudio a pesar de no tener que ir al colegio.

organizar clases de refuerzo en verano
Pues casi es más difícil organizar las clases que darlas…

El problema de encontrar alumnos en verano se resuelve casi tan rápido como se plantea, ya que publicar un anuncio como profesor particular de clases de refuerzo suele tener un notable éxito en muy poco tiempo y con muy poco esfuerzo, sin embargo el verdadero “problema” puede llegar a la hora de organizar clases de refuerzo en verano, ya que, si el profesor acepta a los muchos alumnos interesados en clases en verano, se encontrará con un buen “marrón” en forma de organización de las clases de forma efectiva.

Cómo organizar clases de refuerzo en verano

Para comenzar, si solo tienes uno o dos alumnos, busca horas en las que te resulte cómodo dar clases, por ejemplo a primeras horas de la mañana para que, así, puedas disfrutar del resto de la jornada para hacer otras actividades, incluso para organizar y preparar la próxima clase nada más terminar cada clase de refuerzo. Así se evitan las preocupaciones relacionadas con la preparación de cada clase.

Si el número de alumnos va en aumento, lo ideal es organizar clases de refuerzo en verano siempre a las mismas horas (en el caso de que las clases no sean diarias), para así llevar una rutina de clases y horas, haciendo que el horario sea más sencillo de compaginar con el resto de actividades. Si las clases son diarias, se pueden posicionar siempre antes lo después de las clases que ya están organizadas, de esta forma, se perderá menos tiempo entre clase y clase. Eso sí, al organizar clases de refuerzo en verano, hay que tener en cuenta el tiempo necesario para los desplazamientos.

Si el número de clases por día supera las cuatro horas, es recomendable que al organizar las clases se tengan en cuenta los tiempos de descanso del profesor, lo ideal sería establecer media hora de descanso por cada dos horas de clase.

En algunos casos, hay alumnos que a mitad del verano se van de vacaciones una o dos semanas, y otros que deciden que no quieren continuar con las clases… Si este parón se prevé, lo ideal sería localizar estas clases a primera hora o a última para evitar huecos en el espacio y, si no se puede o se produce de forma imprevista, los que hay que hacer es intentar mover a algún alumno a esas horas.

El amigo imprescindible para organizar clases de refuerzo en verano

Si vas a ser profesor particular en verano, hay un elemento que no puede faltar en tu maletín: un cuaderno de notas (que también puede ser una App del Smartphone). Ideal para tener bajo control los horarios de las clases, los materiales que has utilizado, qué necesitarás para la próxima clase, y para cualquier otro tipo de recordatorio o nota que sea importante para el desarrollo de las clases.

El cuaderno de notas, además, será el perfecto aliado para asegurarse de no perder la cuenta de las horas de clase o, lo que es lo mismo, para saber en todo momento cuánto hay que pedir a cada alumno cuando llegue el momento del pago por clase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *