No puedo ayudar a mi hijo con los deberes, ¿qué hago?

No puedo ayudar a mi hijo con los deberes

Cada día los niños al volver a casa después del colegio tiene que hacer los deberes. La idea es que hagan los deberes por sí solos, a partir de lo que han aprendido en clase, pero es frecuente que les surjan pequeñas dudas durante la realización de los mismos y, si papá o mamá, están en casa serán los primeros a los que el niño recurra para resolver una duda puntual.

No puedo ayudar a mi hijo con los deberes

A medida que los niños crecen, los deberes comienzan a complicarse y puede que, llegados a un cierto punto, los padres reconocen que “no puedo ayudar a mi hijo con los deberes”. Limitaciones en la educación, falta de tiempo, o que “ahora  se enseña de otra forma” pueden ser motivos por los que esto ocurre, pero también que las dudas del niño son muchas, e incluso impiden que el niño haga los deberes en el tiempo esperado para ello.

¿Resultados? Ya no es solo que no puedo ayudar a mi hijo con los deberes, también hay continuos enfados, rabietas y malestar en casa, y todo como consecuencia de hacer los deberes o, mejor dicho, de no hacerlos.

No puedo ayudar a mi hijo con los deberes, ¿que hago?

Hablar con el profesor es siempre una buena idea para saber cómo afrontar el hecho de que no puedo ayudar a mi hijo con los deberes, ya que para muchos alumnos no es necesario que el padre esté presente mientras que el pequeño hace sus deberes. De hecho, si no cuenta con la ayuda de un “mayor” adquirirá hábitos de búsqueda de información y datos que le resultarán muy útiles a lo largo de su vida como estudiante.

Por otro lado, “desacostumbrar” al niño a que pueda contar con una ayuda constante y siempre disponible cuando le surgen dudas al hacer los deberes, hará de el un niño más atento en clase, ya que sabe que en casa no tendrá más recursos que cuando ha aprendido en clase para estudiar o, por el contrario, podrá resolver las dudas en clase.

En niños tímidos, el hecho de no llevar los deberes hechos y tener que preguntar al día siguiente puede suponer un importante conflicto con su propio carácter, sin embargo, si previamente se ha consultado con el profesor indicando que no puedo ayudar a mi hijo con los deberes, el docente estará pendiente para invitar al niño a expresas sus dudas o preguntas, de forma abierta a la clase o directamente al profesor.

No puedo ayudar a mi hijo con los deberes” es una expresión que causa frustración en muchos padres, sin embargo, la experiencia no tiene por qué ser negativa para el niño que comenzará a ser un estudiante independiente y autónomo.

Además, en el caso de que necesite ayuda para hacer los deberes, siempre se puede recurrir al apoyo de un profesor particular, un profesional capacitado para orientar al niño y asesorarle en la realización de la tarea escolar, así el tiempo de hacer los deberes será el adecuado, y el número de rabietas por los deberes será mucho menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *