Los 7 errores que debes evitar al organizar tus clases particulares

organizar tus clases particulares

Cómo organizar clases particulares no parece muy complicado, o eso es lo que piensa todo profesor que se propone convertirse en docente privado y cuyo objetivo es tener varias horas de clase al día o a la semana, pero si los alumnos empiezan a aumentar en número o en horas (Señal de que se es un buen profesor particular) puede que todo se descontrole un poco y que, el profesor sienta que pierde demasiado tiempo, que está muy cansado o que no obtiene la justa recompensa por las horas que dedica (de hecho) a las clases particulares

organizar tus clases particulares

Detrás de esta frustración puede que se encuentren algunos de los errores más comunes al organizar tus clases particulares. Así que antes de comenzar a organizar tus clases particulares a partir de ahora, revisa estos errores tan comunes y procura no cometerlos.

7 errores que debes evitar al organizar tus clases particulares

 

1. Organizar clases en bloque

El error número uno es organizar las clases una tras otra sin dejar tiempo para reubicarse. Si solo se trata de dos alumnos (uno tras otro) y con objetivos similares, no es un gran problema, pero a medida que aumentan el número de horas o que aumentan los espacios entre temarios y contenidos de los alumnos, se hace más complicado seguir las clases.

2. No tener el cuenta tiempo de desplazamiento

Cuando se realizan clases particulares a domicilio, al organizar tus clases particulares es frecuente pensar que sea cual sea la distancia y el tiempo necesario para ir de alumno a alumno, tu voluntad puede con todo… El transporte urbano y el tráfico harán que te des de bruces con la verdad, así que planifica los horarios con tiempos de desplazamientos realistas.

3. No “incluir” precio de desplazamiento en la tarifa de las clases

Pues sí, la tarifa más baja llamará la atención de más alumnos, pero al pensar en el poner el precio por clase, deberías valorar también cuánto tiempo perderás ir de clase a clase, o lo que es lo mismo, cuanto tiempo “pederás” de dar clases.

4. Olvidar los tiempos de descanso

Todos los trabajos requieren de pequeños espacios de tiempo para desconectar, también las clases particulares. Lo ideal es dejar, al menos 5 minutos entre clase y clase, 15 minutos si son más de dos horas y 30 minutos cada cuatro horas de clase.

5. Olvidar los tiempos de descanso cuando un alumno quiere varias horas

Hay algunos que piensan que más horas implicarán mejoras notables del aprendizaje y, sí, pero también hay que tener el cuenta que el cerebro necesita asimilar los aprendido y descansar, así que para organizar tus clases particulares con un alumno que quiere varias horas, plantea un horario que incluya descansos.

6. No valorar la “efectividad” de sesiones 1-a-1 de varias horas

Que el alumno quiera cuatro o cinco horas de clase, por mucho que se planifiquen descansos, no siempre es lo más productivo, ni para aprender ni para que el profesor sea capaz de enseñar, así que valora si te conviene este tipo de organización.

7. No tener en cuenta los días de descanso

Igual que es necesario horas diarias de descanso, también es conveniente pensar que no es posible dar clases durante muchas horas y durante muchos días seguidos. Si un día a la semana lo tienes completo de clases, procura organizar tus clases particulares para que el siguiente sea más relajado.

¿Cometes alguno de estos errores al organizar tus clases particulares?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *