Las clases particulares son gastos extraordinarios

las clases particulares son gastos extraordinarios

Las clases particulares son gastos extraordinarios. Sí, es cierto, no es un gasto de primera necesidad, ni un gasto ordinario, son un gasto extraordinario, y también un gasto prescindible y del que se puede ahorrar.

las clases particulares son gastos extraordinarios

Pero, aunque las clases particulares son gastos extraordinarios la elección no está solo entre tener clases particulares y pagar por ellas para lograr formación personalizada o no pagarlas y quedarse sin formarse. De hecho, la clave está en pensar en este tipo de formación como en una inversión que, si hecha de forma inteligente, repercutirá de forma positiva en el futuro académico, profesional, personal y, ¿por qué no?, también en el futuro económico.

Las clases particulares son gastos extraordinarios, pero también una inversión

Las clases particulares son un gasto extraordinario, pero muchas veces también necesario para mejorar en el aprendizaje, para profundizar en una materia o para reforzar los contenidos de un curso que se tiene que hacer, pero que no se entiende del todo bien.

Teniendo en cuenta que son un gasto extraordinario y que puede suponer un importante golpe para la economía, en el momento de buscar clases particulares, son muchos los alumnos que eligen a las clases particulares más baratas que pueden encontrar, pero ¿se han parado a pensar cuál es el precio real de pagar por las clases de apoyo más baratas?

En realidad, detrás de ese bajo precio que tan llamativo resulta suele esconderse una baja formación del profesor, una baja experiencia dando clases particulares y una baja preparación de los contenidos para adaptarlos de forma personalizada al alumno. Frente a un panorama como este las clases particulares son gastos extraordinarios, pero también completamente prescindibles, ya que es difícil conseguir resultados, al menos los resultados que se esperan de las clases particulares.

Entonces, ¿quiere eso decir que las clases particulares más caras son las mejores? En realidad no se trata de una cuestión de precio, sino de encontrar la solución más adecuada según los objetivos que se buscan al buscar clases particulares. Quizás el profesor con el precio más elevado sea el que mejor preparado esté, o el que tenga más especialización, pero tal vez los alumnos con los que trabaja respondan a un perfil muy concreto, al que pocos alumnos responden. Además, ¿realmente se necesita un profesor particular con tres másteres para dar clases particulares de inglés a un adolescentes que necesita mejorar su nivel para aprobar un examen, por ejemplo? En realidad, no.

Pues sí, las clases particulares son un gasto extraordinario y, además, pueden ser un gasto que incremente la balanza de gastos a fin de mes, así que mejor que sea una inversión que se hace con cabeza y buscar un profesor que realmente ofrezca una ayuda valiosa para alcanzar las metas formativas. O, si no es posible, reducir el número de horas de clases particulares y aumentar el número de horas de estudio autodidacta, con un buen asesoramiento de un profesor particular, este tipo de aprendizaje puede ser un excelente complemento para ahorrar en clases particulares sin renunciar a observar progresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *