El inglés: la lengua global

Muchos dicen que Gran Bretaña ha perdido su Imperio pero, sin duda, ha conquistado el planeta. Ahora en todas partes del globo terráqueo se habla inglés. Y esto ha pasado muy rápido, en cuestión de unos 25 años. La expansión del inglés se ha dado, principalmente, por  la importancia y el poder que los Estados Unidos tienen a nivel mundial. Ahora analizaremos algunos datos sobre la influencia del inglés en Europa y en el mundo entero.

 

La era tecnológica

Uno de los factores que ha propiciado la rapidísima expansión del inglés ha sido la aparición de las nuevas tecnologías. Estas han sido fundamentales para que el inglés se haya establecido como lengua franca global. Desde discursos presidenciales a recogidas de premios deportivos, el inglés se ha impuesto como lengua internacional.

Esta lengua cruza barreras y nos ayuda a quienes la hablamos a cruzarlas. Hablar inglés hoy en día es esencial para comunicarse con cualquier persona en cualquier punto del planeta. Se empezó a desarrollar y a expandir con el comercio y las necesidades de comunicación que este creaba. Sin embargo, hoy en día millones de personas están conectadas si comparten esta lengua. De hecho, muchos países que no la tienen como lengua materna, ya han implantado el inglés como segunda lengua oficial.

 

La nueva lingua franca

A partir de los años 70 y 80, muchos países empezaron a considerar fundamental la enseñanza del inglés como segunda lengua. China, Rusia, Brasil y luego la República Checa, Polonia, Hungría y muchos países más aceptaron sin dudarlo dos veces el inglés como lingua franca.

Los datos son indiscutibles. Parece ser que el inglés es ahora la primera lengua de unos 380 millones de hablantes. Y esto solo contando con los países que tradicionalmente han tenido esta como su lengua materna: Reino Unido, Australia y los Estados Unidos. Si a esto le añadimos aproximadamente 350 millones de personas que lo hablan como segunda lengua en países como India, Singapur y Nigeria, y otros tantos millones en China, Japón y Rusia, vemos la magnitud de su alcance. El inglés se ha expandido tanto como el capitalismo y se estima que un tercio de la población mundial puede comunicarse en este idioma.

 

El inglés global: con acento estadounidense

Durante la Edad Media, el latín era la lengua culta y franca que la gente poderosa utilizaba. Ahora, con la influencia de la cultura estadounidense, es el inglés el idioma que domina la escena lingüística internacional. Y no cualquier inglés, sino el americano. La cultura, la moda y el cine han hecho que esta lengua llegue a todos los rincones del mundo. La lengua es un medio indiscutible de poder e influencia. Ahora, los pantalones vaqueros, las películas de Hollywood y también el inglés estadounidense están en todas partes.

Además de la cuestión cultural, hay otra razón por la que el acento americano es el predominante. La comunidad científica ha facilitado la rapidez con la que el inglés ha llegado a todos los rincones terrestres. La mayoría de las revistas científicas se publican en inglés y las gestiona Estados Unidos. El turismo y el comercio, sobre todo capitalista, han sido otros de los factores que han impulsado esta lengua y su prestigio.

 

Facilidades y dificultades de aprender esta lengua

Podríamos decir, por tanto, que el éxito del inglés no se debe al éxito de la lengua en sí. Este ha triunfado más por una cuestión cultural que lingüística, ya que el inglés no es más fácil de aprender que otras lenguas, como el francés o el ruso. Tampoco es tan melódico o elocuente como el italiano, el alemán o cualquier otro idioma.

De hecho, el inglés es bastante idiomático y complejo en cuanto a sus verbos preposicionales y frasales (phrasal verbs). Su pronunciación tampoco es sencilla: sus variantes de vocales son aleatorias y no siguen casi ningún tipo de regla fonética. Todo esto, sin embargo, no ha impedido que la influencia de Estados Unidos haya hecho que se implante internacionalmente. Ya ha superado con creces a los hablantes mundiales de español y ruso.

 

Consecuencias negativas

El alcance y la rapidez con la que el inglés se ha posicionado como lengua franca también ha traído consecuencias negativas. Muchos académicos apuntan a que esta ha sido la causa de muchas lenguas minoritarias que se han extinguido. Esta pérdida, como ya desarrollábamos en uno de nuestros posts anteriores sobre la extinción de lenguas, no es solo lingüística. Al perderse una lengua, se pierde una cultura y una visión del mundo únicas. Se pierde, en definitiva, legado humano.

En países como Alemania, por ejemplo, se han aprobado medidas para que el inglés no permeabilice y “contamine” por completo la lengua materna. Este proceso es ambicioso y también poco realista, ya que las lenguas en contacto se contaminan unas de otras. Sin embargo, entendemos perfectamente la actitud de querer proteger la lengua local y autóctona, así como la cultura que transmite.

 

Más datos:

  • Ahora mismo, el 41% de los ciudadanos europeos hablan inglés además de su lengua materna.
  • El 75% de los estudiantes europeos aprenden inglés en el colegio
  • Se estima que para 2050 casi la mitad de la población mundial podrá desenvolverse en mayor o menor medida en este idioma.

 

Como ves, aprender idiomas y, sobre todo, inglés no es ninguna tontería. Si quieres darle un empujoncito a tu nivel y desarrollar tu competencia lingüística, visita la web de Infoclases. Su amplia oferta de clases particulares de Inglés no te defraudará.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *