Empieza a prepararles para el suspenso buscando profesor particular ya

Todo el mundo ya está pensando en la Navidad y preparándose para esos días de alegría y demás, sin embargo, tú lo que sientes es miedo… Sí, miedo, porque antes de Navidad tienes los exámenes de este trimestre, y sabes que las cosas no han ido muy bien, así que todo te hace sospechar que el regalo que Papá Noel traerá a tu familia (de tu parte) va a ser un suspenso.

buscando profesor particular ya

Normal que sientas miedo antes este panorama, aunque quizás puedas relajar un poco la situación lanzando alguna indirecta por aquí y por allá, por ejemplo, buscando un profesor particular ya para dejarles claro que eres consciente de que no las tienes todas contigo.

Empieza a prepararles para el suspenso buscando profesor particular ya

¿Y por qué no te sugerimos que seas directo y que les avises desde ahora mismo?

Pues muy fácil, porque hasta que los exámenes estén hechos y corregidos no está todo perdido, así que no hay que perder la esperanza y caer en la desesperación hasta el último momento. La situación no está aun perdida, así tampoco es como para hacer saltar todas las alarmas antes de tiempo.

Porque además, buscando profesor particular ya mismo, puede que esas dudas y esos problemas que no te han permitido avanzar hasta ahora se resuelvan, aunque sea lo justo para convertir ese suspenso en un aprobado por los pelos. Bueno, un aprobado ajustado puede que no sea motivo para que se alegren o presuman, pero siempre será mejor que un suspenso.

Porque quizás la situación ya sea irreversible en este trimestre, pero buscando profesor particular ya estás demostrando que quieres mejorar y que sabes que poniendo un poco de tu parte podrías haberlo conseguido antes, pero que, como el pasado no se puede cambiar, ahora quieres remediarlo cuanto antes.

Porque que el suspenso sea previsible o que incluso la situación futura de las notas con un suspenso se convierta en real, al tener un profesor particular desde ya, estás empezado a prepararte para los exámenes de recuperación que, seguro que se celebrarán al volver de las vacaciones, así que el suspenso podría convertirse en un hecho anecdótico, y no en una situación que se arrastrará durante todo lo que queda de curso.

Buscando un profesor particular ya muestras tu interés por aprobar

En ocasiones, un curso no comienza de la forma que se espera, pero un mal comienzo no justifica una mala finalización y buscando un profesor particular ya, se muestra a los demás la intención de revertir una situación que tampoco es la ideal para ti.

Además, seguro que así conseguirás que los momentos de tensión y el disgusto de la familia por las malas notas se vaya asimilando poco a poco, con un poco de suerte, quedará en un susto y todo se resolverá sin mayores problemas. Bueno, quizás tengas que estudiar durante Navidad, pero eso es algo con lo que ya contabas, ¿no?

Si no, puede que la situación en casa se parezca más a esta: ¡Mi hijo me ha regalado suspensos! Le regalaré clases de refuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *