El profesor me tiene manía…

el profesor me tiene manía...

El profesor me tiene manía… ¿Quién no ha pronunciado esta frase cuando un examen no ha ido bien? ¿Quién no ha ha escuchado como excusa ante un suspenso? Que el profesor tenga “manía” al alumno es una posibilidad muy pequeña, pero sí que es cierto que cuando una asignatura no va bien, puede haber algún motivo detrás que justifique los malos resultados.

El profesor me tiene manía…

Hacer los deberes, estudiar, esforzarse, realizar los proyectos… ¡Y tener malas calificaciones como resultados! Esa es la combinación perfecta para escuchar el “El profesor me tiene manía…” y, en muchas ocasiones, lo que revela esta diferencia entre el esfuerzo y los resultados es la necesidad de atención personalizada o de clases con una metodología diferente adaptada al alumno. Eso es todo, el profesor me tiene manía… no es más que una forma de expresar la necesidad de ayuda.

Una ayuda que no siempre el profesor puede proporcionar en la clase, por falta de tiempo y de medios para dedicarse a cada alumno de forma personalizada, pero que sí se puede conseguir con clases particulares con un profesor particular “que no tenga manía” y que desarrolle clases a medida para superar los exámenes de ese “profesor que me tiene manía…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *