Dar clases particulares, una opción para superar la crisis

Tener una titulación ya no es garantía de tener un trabajo y estar formado para un puesto de trabajo de responsabilidad tampoco quiere decir encontrar un empleo a medida de los objetivos marcados… Currículums, entrevistas, tiempos de espera y pocas oportunidades de acceso a puestos de trabajo relacionados con la formación que se ha obtenido. ¿A quién no le suena esto? Sin embargo, hay una alternativa que permite mantenerse al día en aquello que se estudió y superar la crisis, al menos, hasta que la oportunidad deseada llega: Dar clases particulares.

dar clases particulares

¿De qué? De muchas cosas: desde clases de ayuda con los deberes para niños de Primaria, hasta clases particulares de materias universitarias; desde clases de Matemáticas, Lengua o Física y Química, hasta clases particulares de piano o guitarra. Solo hay que encontrar de qué se pueden dar clases particulares y publicar un anuncio.

Dar clases particulares: ¡Supera la crisis impartiendo clases!

Desde luego, no será por dinero, porque dar clases particulares no está reñido con tener un presupuesto inicial muy bajo. La inversión inicial en publicación del anuncio y en preparación de las primeras clases suele ser bajísima y, en general, impartir clases de apoyo supone una forma de obtener dinero rápido sin afrontar muchos costes.

Y hablando de dinero, este es uno de los aspectos más interesantes de las clases particulares desde el punto de vista de los profesores particulares. En función de la experiencia y de la formación, así como de la especialización de las clases particulares, es el profesor particular quien fija sus precios y quien decide cuáles son sus tarifas por hora de clase particular.

Comenzar a dar clases particulares es fácil, pero una vez que se comienza, que el número de horas aumente es aún más sencillo: El boca a boca es la mejor publicidad de las clases particulares buenas, así que un alumno satisfecho será la mejor publicidad para conseguir más horas de clase y superar fácilmente la crisis.

¿En cuántos trabajos es posible elegir el número de horas de dedicación, o los días libres o los horarios de disponibilidad? Un profesor particular tiene la libertad para elegir cuántas horas de clases particulares dar al día o al mes, y cuáles son sus horas libres. Y, por supuesto, es decisión también del profesor particular decidir si solo imparte clases en su domicilio, o si da clases también casa de los alumnos cobrando el desplazamiento, o no.

Dar clases particulares: una solución compatible con otras actividades

Superar la crisis es el objetivo, pero: ¿Por qué quedarse solo con dar clases particulares? Mientras se espera una oportunidad laboral y se trabaja como profesor particular, también se pueden estar preparando oposiciones, o se puede estudiar inglés para mejorar las expectativas laborales, o se puede buscar empleo de forma activa.

Y es que, entre los mejores motivos  para dar clases a domicilio está la libertad de impartir formación adaptándola a los propios horarios, de modo que es, incluso compatible, si se desea con un empleo o con los estudios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *