Clases particulares de guitarra: ¡Aprende a tu ritmo!

Siempre has soñado con convertirte en un maestro de la guitarra, en deleitar a tus amigos con tus dotes de guitarrista, pero aprender te parece incompatible con un ritmo de vida… Con las clases particulares de guitarra, ya no ya excusas para que no puedas convertir tu ilusión en una realidad, ¡y en el tiempo que te hagas marcado para conseguirlo!

clases particulares de guitarra

Reconócelo: cada vez que pasas por esa tienda de música, te paras en el escaparate a mirar las guitarras expuestas, y tienes la radio del coche con el dial siempre apuntando a una emisora en la que suenan guitaras, y cada vez que hay una reunión de amigos y familia, te encanta pensar que en la próxima ocasión tocarás la guitarra y animarás a todos los presentes… Si alguna de estas situaciones te suena, está claro que quieres aprender a tocar la guitarra, así que deba de buscar excusas para no hacerlo y en lugar de ello busca clases particulares de guitarra.

Clases particulares de guitarra: ¡A tu ritmo!

No importa si tus horarios de trabajo o de estudio son difíciles de compaginar con las clases en una academia de música o que tengas muchas clases extraescolares y no sepas como organizarlas, porque las clases particulares de guitarra permiten más libertad de horarios, así que el alumno no tiene que amoldarse a “lo que hay”, sino que puede ampliar sus exigencias y buscar una solución que se adapte a su ritmo de vida.

En las clases de academia o en grupo, el ritmo de aprendizaje lo marca la mayoría de la clase, por ello, aquellos alumnos que aprenden más rápido o que necesitan más refuerzo suelen quedar descolgados del grupo pronto y su aprendizaje quedará condicionado por la mayoría. Con un profesor particular de guitarra este problema no se produce, al ser un tipo de clases 1-a-1 la formación es completamente personalizada y se va a adaptando al ritmo de aprendizaje del alumno, sin importa que este sea rápido o más lento.

Es cierto que para adquirir cierta habilidad tocando la guitarra, sobre todo cuando se pretende aprender a tocar la guitarra con rapidez las horas de práctica son esenciales,  pero en las clases particulares de guitarra, como la atención está centrada en un único alumno, o sea en ti, el alumno hace prácticas reales durante el tiempo de clase y aprovecha más cada hora de formación. Por supuesto, los resultados se notarán más pronto si, además, prácticas de forma independiente, pero si no es así, el profesor particular se adaptará a la última clase y se continuará a partir de ahí.

Ya no hay excusas que valgan para no aprender a tocar la guitarra, si quieres convertirte en un excelente guitarrista de guitarra española o si lo tuyo es la guitarra eléctrica, si sueñas con marcarte un solo en un grupo o si te encantaría sorprender a los invitados de tu próxima fiesta o, si has hecho una apuesta con tus amigos y no quieres perderla… Aprende de una vez a tocar la guitarra con unas clases particulares de guitarra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *