Casi 150 sin Dickens

Ayer 7 de febrero habría sido el cumpleaños de Charles Dickens. Las obras del escritor británico, que forman parte de la Historia de la Literatura Universal, cuentan historias inolvidables, tienen personajes de carne y hueso y narran exhaustivamente la vida en la Inglaterra victoriana. Hace ya casi 150 años de la muerte de Dickens y queríamos dedicar esta publicación a dar a conocer su vida y obra.

 

Los inicios de Dickens

Charles Dickens (1812-1870) nació un 7 de febrero en Portsmouth, Inglaterra. Pronto se marchó a Chatham y luego a Londres. Su familia era de clase media, pero la extravagancia de su padre hizo que la economía familiar fuera a pique.

En 1824 su padre fue a prisión por las deudas que tenía. Charles, el primogénito, tuvo que dejar sus estudios y ponerse a trabajar en una fábrica. Cuando su familia se recuperó, pudo seguir estudiando, pero estos acontecimientos fueron sin duda fuente de inspiración para muchas de sus novelas.

Empezó a trabajar en un bufete de abogados y en el parlamento. Después, sus años como periodista hicieron que se fuera enamorando cada vez más de la escritura. El periodismo y el respeto por la ley tendrán una gran influencia en su obra durante toda su vida.

 

¿Cómo comenzó su carrera literaria?

A Dickens le interesaba mucho el teatro y casi se convirtió en actor profesional. No obstante, decidió empezar a escribir historias para revistas y periódicos. Por entonces, a mediados de los años 30, ya había formado una familia. Se casó con Catherine Hogarth y tuvieron 10 hijos juntos.

La carrera literaria del escritor comenzó con mucha intensidad, ya que las historias que escribía eran publicaciones periódicas. Esto hacía que no le faltara el trabajo y el dinero, pero tenía que escribir sin parar. Empezó con la historia de Pickwick que tenía 20 partes cada mes. Luego, probó a escribir fascículos mensuales. Agotado, se tomó unas vacaciones y se fue a Estados Unidos.

 

Charles Dickens es uno de los escritores británicos más icónicos de la historia de la Literatura.

 

Las primeras novelas de Dickens

Después de usar un humor convencional y poco innovador en sus obras teatrales, Dickens sorprendió a todo el mundo con su primera novela. En Oliver Twist (1838) todavía encontramos humor, pero se centra en preocupaciones sociales y morales. Esta novela creó una nueva tradición de literatura popular. A pesar de ser bastante cruda, es una de las obras más conocidas del mundo.

Poco a poco, el autor inglés iba desarrollando su estilo. En estos primeros años, siguió experimentando para encontrarse como escritor. También probó a escribir novela histórica con Barnaby Rudge (1841).

 

El creador de los libros de Navidad

Dickens escribió Cuento de Navidad en pocas semanas a finales de 1843. Sin planearlo, creó un género literario que empezó con este libro de Navidad y siguió durante toda su vida. El escritor tenía lo que él llamaba una “filosofía de Navidad”. Esta mostraba su gran apego por estas fechas y su deseo de que el espíritu navideño de bondad y generosidad durara el año entero.

Ningún otro autor se ha acercado a celebrar la Navidad en su obra como Dickens lo hizo. Los cuentos navideños se hicieron populares rápidamente y ya forman parte de nuestra tradición occidental.

 

El novelista consagrado

En los años 40 Dickens estableció por completo su estilo: realista y oscuro. Sus personajes, ahora conocidos como Dickensianos, se hicieron mucho más complejos. Con esta complejidad logró provocar diferentes respuestas en su público. El autor acabó con los personajes “buenos” y “malos” y se adentró en un área gris que ha influenciado al resto de generaciones de escritores.

En esta etapa encontramos novelas como Dombey e hijo (1846–48), David Copperfield (1849–50), Casa desolada (1852–53), Tiempos difíciles (1854) y La pequeña Dorrit (1855–57).

 

David Copperfiel es una de las obras más leídas y queridas de Dickens, todo un clásico de la Literatura Universal.

 

Las últimas novelas de Dickens

Aún cansado y enfermo, Dickens siguió experimentando y viendo hasta donde podía llegar con su creación literaria. En su última etapa como escritor encontramos tres novelas: Historia de dos ciudades (1859), Grandes esperanzas (1860–61) y Nuestro común amigo (1864–65).

En ellas casi no encontramos rasgo de la caracterización, el humor y el diálogo que había en las primeras por influencia de sus obras teatrales. Son mucho más oscuras y critican duramente la sociedad y la cultura de su época, centrada en el dinero y sin valores morales.

Por entonces, Dickens ya tenía una salud muy delicada. Hizo un tour de despedida por Estados Unidos pero tuvo que suspenderlo cuando en abril de 1869 se desmayó y se derrumbó. Empezó a escribir otra novela, pero nunca pudo acabarla porque murió de repente en 1870. Sus restos descansan en la famosa Abadía de Westminster.

 

 

La literatura es emocionante, ¿verdad? Si te gusta leer y escribir y quieres seguir aprendiendo sobre lengua y literatura, no dejes pasar esta oportunidad. Infoclases te ofrece clases particulares de Lengua en Madrid, con los mejores profesores y toda la flexibilidad que tú quieras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *