Aprender a estudiar

Muchos alumnos no estudian, esto es una realidad, y cuando las notas llegan a casa, los padres no se sorprenden de encontrar suspensos. Pero otros alumnos, a pesar de dedicar horas y horas al estudio, también suspenden.
No es raro que los profesores engloben a ambos tipos de estudiantes en un mismo grupo; y que los padres se desanimen pensando que sus hijos se distraen o que no se esfuerzan lo suficiente.
Un estudio del segundo tipo de estudiantes puede revelar que el problema no es el esfuerzo o el tiempo, sino algo mucho más fácil de corregir: no saben estudiar.
Pues sí, muchos profesores y padres consideran que todos los alumnos aprenden de la misma forma, pero está demostrado que hay personas con dificultades para aprender “de memoria” o para aprender “razonando”, de forma que, aunque dediquen horas y horas al estudio, ello no se refleje en las notas.
La solución es simple: hay que enseñarles a aprender. Las clases de técnicas de estudio son muy útiles para minimizar el estudio y aumentar las posibilidades de éxito.
No siempre las clases de refuerzo son la solución para aprobar, unas clases de técnicas de estudio, para aprender a estudiar pueden ser más que suficientes para mejorar los resultados en la etapa de estudio actual, y en las futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *