Alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar

alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar

Cuando un alumno contacta con un profesor para comenzar clases particulares, el docente hará algunas preguntas básicas para determinar el nivel y las necesidades del estudiante y así ofrecer una formación personalizada y en la que se incluyan los objetivos que el alumno persigue. Claro que este este es el ideal.

alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar

Porque no es frecuente que los profesores se encuentren con alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar y que no dan respuestas que den mucha información al docente, así que el reto de preparar clases es aún mayor…

¿Por donde empezar con esos alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar?

Alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar

Una buena forma de comenzar a dirigir la preparación de las clases con estos alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar es preguntarles por los libros o materiales que ya han utilizado para estudiar la materia y, mejor aún si se obtiene alguna opinión personal sobre los resultados que obtuvieron, sobre cuáles les gustaron más o sobre cuáles consideraron menos útiles para ellos.

Para este tipo de alumnos que no saben cuál si tienen una buena base o si necesitan reforzar y repasar aspectos básicos antes de continuar, pero que tiene cierta prisa por avanzar en los contenidos, una buena forma de reducir pérdidas de tiempo traducidas en clases poco preparadas, es contar con un examen de nivel que comience por las bases y que avance de forma progresiva hasta contenidos más complicados.

Este tipo de exámenes, que puede ser como un test de preguntas multirrespuesta, además de ser una valiosa herramienta para alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar, añaden profesionalidad al perfil docente, así que pueden ser una excelente idea para adquirir, no solo cuando alumnos despistados solicitan ayuda, sino también para identificar el nivel real de cada alumno.

Además, con un examen de nivel, se puede valorar el progreso e, incluso, el alumno podrá conocer y apreciar su progreso en uno o más momentos durante el transcurso de las clases. El examen se puede volver a plantear después de varias clases y así valorar en índice de respuestas acertadas.

Los alumnos para clases particulares que no tienen claro por dónde comenzar no son raros dentro de los muchos alumnos que contactan para clases, puede que tarden más o menos en aparecer, pero llegará un momento en el que, como profesores, nos encontraremos con un alumno al que no es fácil identificar o que no proporciona información muy concreta sobre su nivel, sus objetivos o sus carencias.

En este caso, la información se puede obtener de forma indirecta preguntando por libros o mediante un test de nivel, en el caso de que las clases particulares sean de tipo presencial y en un entorno cercano, también es posible solicitar información sobre profesores anteriores para obtener valoraciones de primera mano, sin embargo, este recurso, aunque útil es el más complicado de aplicar en muchos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *