Aun quedan 10 minutos de clase particular, ¿Qué hago?

Las clases particulares se organizan con un tiempo de clase concreto, por lo general, 1 hora o 1:30 horas y, aunque para un profesor particular novato parecen mucho tiempo, la realidad es que el tiempo de clases particulares suelen pasar volando.

10 minutos de clase particular
Ya he terminado la exposición y todavía me quedan unos minutos de clase… ¡socorro!

Es más, pasa tan rápido que lo más normal es que siempre queden ejercicios, dudas o temarios por repasar para la siguiente clase. Pero, siempre llega ese temido día en el que aun quedan 10 minutos de clase particular, pero no hay nada que hacer: el temario se ha terminado y tampoco es cuestión de comenzar con el siguiente, completar ejercicios requiere de una explicación para la que no hay tiempo y no hay mucho que repasar.

¿Qué hacer en breves espacios de tiempo de clase? Hay algunas actividades que viene bien tener en cuenta cuando esta situación se produce – todo profesor particular con experiencia sabe que tarde o temprano ese día llega – así que es buena idea estar preparado…

¿Te quedan 10 minutos de clase particular y no sabes que hacer? Aquí tienes unas ideas

Un juego de preguntas y respuestas

Básico, sencillo y muy divertido, un juego de preguntas y respuestas es una excelente forma de repasar conceptos en muy poco tiempo. Las preguntas las puede hacer el profesor particular, y responderlas el alumno, pero ¿por qué no invertir el orden lógico y retar al alumno a que sea quien haga las preguntas sobre los temarios ya estudiados?

Asociaciones de palabras

Para repasar conceptos y para favorecer la creación de esquemas mentales, un juego de asociaciones de palabras es divertido y muy rápido de ejecutar. El profesor da un término relacionado con la asignatura y el alumno tiene que responder con una única palabra relacionada, pueden ser géneros o subgéneros, sinónimos o antónimos, conceptos relacionados…

Y si yo te digo…

Para poner el claro conceptos un juego tipo “y si yo te digo…” siempre viene bien. La idea es simple, el profesor da una palabra, y el alumno debe intentar recordar todo lo que sabe sobre el término dado  con ideas breves, el juego se puede completar proponiendo un mínimo de respuestas para cada palabra dada.

Había una vez…

Crear una historia siempre es una buena forma de completar una clase, por ejemplo, se pueden utilizar conceptos y elementos que han aparecido en clase y que resultan fundamentales para crear una historia con planteamiento, nudo y desenlace. Es además, una excelente forma de recordar palabras difíciles.

Y estos son solo unos ejemplos clásicos pero muy efectivo para aprovechar esos 10 minutos de clase particular que aún quedan, lo mejor de todo es que es posible dar un toque personal a cada uno de esos juegos para aplicarlos, prácticamente a cualquier tipo de materia que se imparte en clases particulares. Además, no es necesario utilizar ningún material extra, como mucho serán necesarios papel y bolígrafo para completar las asignaturas.

Estos 10 minutos de clase particular pueden convertirse en el mejor tiempo de repaso y de refuerzo de conceptos, pero desde una perspectiva lúdica: el alumno seguirá aprendiendo, pero mediante el juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *