Particulares clases de los deberes, ¿las necesita?

particulares clases de los deberes

Que se entretengan demasiado en hacer deberes, que los padres no sepan cómo explicarles los ejercicios, que los niños no se enfaden por lo tarde que terminan la tarea o que el profesor no le imponga castigos día tras día por llevar los deberes no resueltos. Estos son algunos de los motivos que llevan a buscar particulares clases de los deberes escolares y a poner fin a todos los problemas.

particulares clases de los deberes

Hay que reconocer que las particulares clases de los deberes para niños son de lo más prácticas para resolver el eterno problema de los deberes, al menos, mientras sigan existiendo… Pero que sean una solución rápida y sencilla no siempre implica que sean la solución que mejor se ajusta a las necesidades del niño. Si tiene problemas para hacer los deberes, ¿son las clases de deberes la solución que necesita?

Particulares clases de los deberes: cuando sí y cuando no

Las particulares clases de los deberes so tan frecuentes que casi se han convertido en un imprescindible de las actividades extraescolares. Eso de asistir a clases para hacer los deberes es tan frecuente que lo “raro” son los niños que no van a ellas. De hecho, muchos de los que no las tienen las solicitan a sus padres conscientes de que son la mejor garantía de llevar los deberes bien hechos, ¡y sin dedicar mucho tiempo a ellos! Visto así, ¿quién no querría particulares clases de los deberes?

En realidad, el objetivo de las clases de deberes no debería ser llevar siempre los deberes hechos, de forma correcta a clase, sino que el niño reforzara cuanto ha aprendido en clase para poder desarrollar de forma autónoma la tarea escolar. O sea, que más que celebrar que lleva los deberes hechos en clase, el ideal sería que presumiera de lo fáciles que le resultan los ejercicios o de lo bien que entiende las explicaciones.

Sin embargo, el objetivo de los deberes es reforzar los conocimientos adquiridos en clase y, si los deberes se resuelven sistemáticamente sin que el alumno haya adquirido los conceptos necesarios para comprender la materia, no se habrán conseguido los objetivos de los deberes, aun cuando estén bien hechos.

Cuando el objetivo de las particulares clases de los deberes es únicamente la realización de los deberes, de forma conjunta, el alumno simplemente está obteniendo una respuesta fácil a sus deberes, lo que no repercute de forma positiva en su formación y, en definitiva, no tendrá efectos positivos a la hora de, por ejemplo, desarrollar un control durante el curso.

Además, el tiempo de de las clases de deberes no se dedica solo a realizar la tarea escolar “para terminarla a tiempo” sino que debería plantear actividades complementarias con las que reforzar contenidos esenciales del curso o con las que aprender técnicas de estudio de las que debería adquirir el hábito de uso poco a poco.

En definitiva sí se debe recurrir a las particulares clases de los deberes cuando estás tienen por objeto que el alumno aprenda a realizar la tarea escolar de forma autónoma, utilizando el tiempo de clase particular, pero sobre todo, de forma independiente una vez que el tiempo de la clase termina. No siendo, en cambio, la solución más adecuada cuando se emplea en tiempo de clase para resolver ejercicios de forma conjunta con respuestas dadas por el profesor.

De hecho, para que sean efectivas más que particulares clases de los deberes escolares en general, quizás convenga buscar clases de deberes según la materia o materias a las que más tiempo dedica o clases particulares de técnicas de estudio si lo que presenta es un problema de falta de organización del tiempo para hacer deberes y estudiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *