La LOMCE paralizada: el Congreso apoya la derogación

la lomce paralizada

Con la LOMCE paralizada en abril de 2016, el cuatro de octubre se realizó la votación para la paralización de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa y el resultado fue el “no a la LOMCE” por parte de la mayoría de la cámara.

la lomce paralizada

La LOMCE paralizada: El Congreso dice “no a la LOMCE”

En abril de 2016 se paralizaba la implantación de la nueva Ley Educativa, que venía a sustituir a la anterior y cuyo objetivo era una mejora de la educación que se centraba, sobre todo, en un mayor control del alumnado y de la adquisición de contenidos en cada nivel, motivo por el que las reválidas se hacían en varios cursos.

La modificación en el número de horas de determinadas asignaturas y la orientación de los alumnos con base en los resultados de las reválidas eran el resto de medidas principales que llegaban con la Ley LOMCE. Aunque que una ley sea completa y dé la vuelta al sistema educativo vigente, no quiere decir que los cambios sean esperados y bien aceptados.

De hecho, la polémica estaba unida a la LOMCE desde sus comienzos y la comunidad educativa había mostrado en diversas ocasiones su desacuerdo con los cambios de la Ley LOMCE introducía en la educación.

La paralización de la LOMCE en abril era un primer paso para la derogación de la misma que, sin embargo, sufrió un fuerte revés en julio de 2016 cuando de forma inesperada se aprobó la reválida para 2º de Bachillerato. Ahora en octubre de 2016 se da el sí para la derogación de la nueva reforma educativa y se conforma la LOMCE paralizada.

La LOMCE paralizada, ¿Y ahora qué?

Sin embargo, lejos de resultar un alivio para la comunidad educativa, la LOMCE paralizada ahora que el curso ya ha comenzado, y que alumnos y profesores habían hecho el esfuerzo de adaptarse de forma precipitada al cambio introducido durante el verano, trae aun más dudas sobre cuál será el futuro de la educación en España y, sobre todo, cómo se resolverá el tema del acceso a la Universidad.

De momento no hay directrices que indiquen hacia donde se dirigirá la Educación, ya que aunque la proposición para frenar la LOMCE incluía medidas para revertir las consecuencias de la ley, estás no se han especificado y, además, está claro que volver para atrás no es la solución.

También se solicita un pacto para una reforma educativa que sí que se convierta en una mejora de la calidad de la educación en todos los niveles, aunque en esta parte tampoco se ha profundizado más.

En los últimos años el número de alumnos que han concluido sus estudios con una titulación superior ha aumentado, sin embargo, hay toda una generación de jóvenes con formación de alto nivel, pero que no cuentan con opciones laborales que respondan a su preparación y, por otro lado, también es alto el número de jóvenes que no tiene ningún tipo de título de titulación específica para el empleo.

Entre los retos de la nueva ley se encuentra que las nuevas generaciones de estudiantes puedan acceder a una formación de calidad y que repercuta de forma positiva en su futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *