Cómo dar clases particulares a conocidos

Cuando uno piensa en dar clases particulares, lo más común es plantearse la formación particular como algo cuyo destinatario serán alguien un alumno al que no se conoce con anterioridad, y al que se tratará únicamente como un alumno al que hay que enseñar…

clases particulares a conocidos
Mi amigo quiere clases particulares… ¿qué hago?

Sin embargo, es muy frecuente que el primer alumno de un profesor particular sea alguien del entorno cercano, una persona a la que se conoce y con la que se tiene una cierta confianza, algo que puede interferir con el desarrollo de las clases… ¿Cómo dar clases particulares a conocidos?

Cómo dar clases particulares a conocidos

Organización de las clases

Aunque dar clases particulares a conocidos puede parecer algo más sencillo, porque hay confianza, lo cierto es que se puede complicar si no se establece una guía de objetivos a cumplir. En muchas ocasiones esta familiaridad acaba convirtiendo las clases en algo más improvisado y derivar en temas que poco tienen que ver con las clases particulares.

Por ello, merece la pena organizar las clases, para tener claro cómo se desarrollarán las clases y qué es lo que en realidad queremos enseñar en las clases particulares a conocidos.

No es “informal”

“No te compliques mucho” o “A mí, sin preparación” son algunas de las expresiones que quieres quieren clases particulares y eligen a un amigo como profesor particular suelen proferir, sin embargo, desde el momento en que el amigo se convierte en alumno, hay que pensar en que las clases tienen que tener como objetivo el aprendizaje, así que si a un alumno al que no se le conoce se le intentan dar clases de gran valor educativo, con mucha más razón se procurará hacer lo mismo con un alumno que, además, es alguien al que se estima fuera el ámbito educativo.

Por ello, es mejor evitar las clases demasiado informales.

Preguntarse si vale la pena…

Dar clases particulares a conocidos implica en muchos casos dejar de ver a alguien como un amigo para verlo como un alumno, así que cuando se trata de dar clases a amigos, familiares o conocidos es importante valorar si se podrán dejar de lado los lazos afectivos para poder ayudar a quien necesita mejorar en su aprendizaje.

Del mismo modo, muchas veces los conocidos que buscan clases particulares de alguien cercano lo hacen pensando que hacen “un favor” al profesor particular novato que da clases particulares porque necesita dinero… Así que simplemente buscan clases para echar una mano a un docente que, en realidad, quiere ayudar a aprender a quien lo necesita. Por ello, en ocasiones a estos amigos se les ofrecen tarifas especiales o ellos mismos las proponen.

Teniendo en cuenta estos aspectos, es importante señalar que cuando se trata de clases particulares a conocidos también hay que valorar si realmente merece la pena tener a un conocido como alumno y si se podrá separar el aspecto personal del de la formación, si no es así, puede que sea mejor recomendar al conocido que se busque un profesor particular que realmente le resulte de ayuda y centrarse en alumnos a los que realmente sí se podrá ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *