¿Cómo se creó la escritura?

¿Alguna vez te has parado a pensar cómo surgió la escritura?, ¿cómo nuestro antepasados decidieron escribir las cosas que decían oralmente? Puede parecer sencillo o quizás nunca te lo hayas planteado, pero de hecho es un proceso bastante complejo. Si te interesa la lengua y quieres empezar a aprender (o seguir aprendiendo) sobre los sistemas de escritura, ¡sigue leyendo!

El lenguaje nos hace humanos

En parte, el lenguaje forma parte las capacidades biológicas de los seres humanos. Somos animales sociales, y una de las necesidades que tenemos es la de comunicarnos entre nosotros. De hecho, todas las comunidades humanas que conocemos cuentan o han contado con una forma de lenguaje. Podríamos decir, entonces, que los seres humanos desarrollamos el lenguaje igual que aprendimos a andar con solo dos “patas”. Hablar y comunicarnos con lenguaje nos diferencia del resto de los animales.

Sin embargo, la escritura es una invención cultural que va más allá de nuestras capacidades biológicas. Al igual que inventamos ruedas y cuchillos para desplazarnos o cortar algo de forma más efectiva, la escritura extiende el poder del lenguaje.

La escritura y los artefactos que utilizamos para producirla son inventos tecnológicos.

¿Qué necesidades dieron lugar al invento de la escritura?

Hemos creado aparatos tecnológicos que nos permiten movernos de un lugar a otro o cocinar mejor y más rápido, pero ¿por qué necesitaban nuestros antepasados crear la escritura? Pues por tres razones principales: proyección, durabilidad y sistematización.

1. La escritura aumenta la proyección del lenguaje

Oralmente solo podemos comunicarnos con las personas que tenemos cerca (si tenemos en cuenta que en el 2000 a. C. no existían los teléfonos). Por ello, la escritura permitiría enviarle mensajes a personas que vivieran, por ejemplo, en distintas ciudades.

2. La durabilidad: otra de las ventajas de la escritura

El habla, además de viajar solo a una distancia corta, desaparece sin dejar rastro de lo que hemos dicho. Aunque ahora nos parezca casi de risa, escribir nos permite plasmar un pensamiento que quizás queremos compartir con alguien en otro momento o incluso que queremos guardarnos para nosotros mismos.

Los libros y la literatura escrita permiten que millones de personas puedan leer una obra, mientras que la literatura oral no era tan universal y cambiaba con el tiempo y con cada persona que contaba una historia, ya que se transmitía de memoria.

3. La escritura permite la sistematización del lenguaje

Escribir una historia o un mensaje en un medio portátil y duradero como el papiro, el papel o ahora las pantallas, hace que el lenguaje se sistematice. Antes no solo cambiaban las historias, también la forma en la que las distintas comunidades usaban el lenguaje en sí.

A la hora de aprender un idioma, por ejemplo, la sistematización es fundamental. La escritura permitió que se fijara en mayor medida la gramática y la ortografía de los diferentes idiomas. Por ello, aunque las lenguas siguen cambiando y lo hacen principalmente porque la forma oral tiene mucho peso, la escritura ha permitido que tengamos códigos y diccionarios donde recogemos toda la riqueza de nuestras lenguas.

¿Cómo representamos el sonido con la escritura?

La escritura es una tecnología que ha hecho que representemos y plasmemos los sonidos que producimos al hablar. Desde los primeros ejemplos de sistemas que se encontraron en Mesopotamia y en el valle del Indo, ha habido muchos procesos de selección y de evolución de la escritura.

Hoy en día hay tres sistemas de escritura que han prevalecido y que usamos a diario en todo el planeta: el sistema chino, lo que siguen el principio de Rebus y los que siguen el principio del alfabeto.

El sistema de escritura chino

Este forma de escribir se basa en la combinación de caracteres, donde uno sugiere el significado (por apariencia icónica) y otro sugiere el sonido, la pronunciación.

Por ejemplo: nǚ ‘mujer’ + gǔ ‘mayor’= gū ‘tía’.

La escritura china apareció en el siglo XII a. C. aproximadamente.

El principio de Rebus en la escritura

Este principio lo aprovecharon sobre todo los japoneses, que crearon símbolos que el chino no tenía. Se basa en reutilizar signos que a existen para describir otros por similitud fonética.

A partir de estos signos, los japonenes crearon un silabario completo que les permitía escribir su lenguaje oral. En el caso del japonés el silabario es práctico porque la estructura de sus sílabas es muy simple, lo que hace que el número de símbolos que representan las sílabas sea pequeño.

Escribir con alfabeto

El silabario, sin embargo, no es práctico para lenguas en las que hay muchas sílabas diferentes, ya que tendríamos que memorizar un número de signos infinito. No obstante, en la Grecia clásica tuvieron suerte.

Los griegos tuvieron la genial idea de crear un sistema de signos donde vocales y consonantes no estaban juntas en sílabas, sino separadas en letras. El alfabeto es el sistema de escritura más flexible que se ha creado hasta la fecha, aunque no es muy útil para lenguas tonales, como el chino y el japonés.

Además, no solo los griegos tuvieron la idea de inventar un alfabeto, sino que en el siglo XIV en Corea también utilizaron el principio del alfabeto para crear su sistema de escritura.

Si te ha gustado esta publicación y te interesan los idiomas y la lingüística, siempre puedes apuntarte a clases particulares de lengua con los mejores profesores en Infoclases, y seguir leyendo este blog, claro, porque te aseguramos que seguirás aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *