Clases particulares a largo plazo

¿Cuánto duran las clases particulares ? o ¿Cuándo acabar clases particulares? Es una de las preguntas de respuestas difícil dentro del mundo de la formación particular, en general, la “fecha de caducidad” de las clases particulares a largo plazo o de breve duración la marca el alumno, de forma directa o indirecta…

clases particulares a largo plazo

En ocasiones, las clases particulares se terminan en un periodo concreto y motivadas por la finalización del origen de la necesidad, por ejemplo, al terminar un curso escolar o al aprobar un examen. En otros casos, simplemente, es el alumno que el decide que ya no quiere más clases particulares y, simplemente, envía un mensaje al profesor particular para informarle.

Clases particulares a largo plazo, ¿Cómo conseguirlas?

Casi todos los profesores particulares han recibido una comunicación de un alumno que escribe un mensaje para cancelar una clase y “nunca más se supo” (aunque hay algunos indicadores que hacen sospechar que se está ante un alumno de ese tipo), pero si el proceso se repite con frecuencia el docente comenzará a preguntarse ¿por qué mis alumnos de clases de apoyo abandonan?

Las clases particulares a largo plazo, por lo general, son un tipo de formación que el alumno propone al comenzarlas, es decir, que desde el primer día, el estudiante establece su intención de aprender durante un periodo de tiempo prolongado. De esta intención de recibir clases particulares a largo plazo el profesor debería extraer dos conclusiones importantes:

  • El alumno presupone profesionalidad por parte del profesor.
  • El alumno espera que los conocimientos del profesor no sean básicos, sino especializados.

Así que para el profesor es importante tener claros estos dos aspectos, al menos, si quiere mantener su puesto durante todo el tiempo que duren las clases particulares a largo plazo.

La profesionalidad es fruto de la formación y de la experiencia docente como profesor particular, pero, además de demostrarse en la entrevista, es posible aumentar la presentación como un “buen profesor”, presentando un proyecto de clases particulares de larga duración en el que se se establezcan objetivos del curso, recursos para utilizar, actividades… De esta forma, tanto alumno como profesor tendrán unas referencias concretas sobre qué esperar del cursos y podrán revisarlas de forma periódica.

La formación específica es el resultado de haberse formado en competencias específicas. Muchos de los anuncios de clases particulares ofrecen clases para todos los niveles y cursos, pero, en realidad, las posibilidad de dar clases de nivel medio o alto no son posibles ya que el profesor no tiene la formación suficiente para impartirlos. En este caso, hay que ser honestos con el alumno y con uno mismo antes de aceptar clases particulares a largo plazo y valorar si, realmente, se podrá seguir la progresión del alumno.

Es cierto que las clases particulares a largo plazo están sujetas a muchas eventualidades, pero cuando la profesionalidad es la carta de presentación del profesor, y también su mejor característica, es posible conseguir alumnos que se mantienen en el tiempo y que confían en su docente durante muchos meses o incluso años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *